VHS, disquettes y otros cachivaches que tal vez nunca has conocido

*creditos imagen: Teléfono retro por Zphoto83 - stock.adobe.com

VHS, disquettes y otros cachivaches que tal vez nunca has conocido

Lo vintage está de moda, eso es un hecho. Películas antiguas (algunas películas de VHS seguro que todavía rulan por tu casa), disquettes, discman para escuchar música, la Gameboy y otros cachivaches antiguos que hoy ni existen y que lo petaron hace unos años.

Estos artículos viejos se pueden encontrar en algún rastro de oportunidades y antigüedades. Y yo, que ni soy una oportunidad ni me considero antiguo, flipo bastante con cómo ha cambiado todo en ¿pocos? años.

La vida vuela, señores, pero quiero ser el piloto. O el comandante, pero de un barco que no se hunda como el Titanic, por favor.

Artículos viejos y cachivaches antiguos que lo molan todo

Empezamos con las películas antiguas. En los 90, para ver una peli no era tan fácil como abrir Netflix y elegirla. Había que ir al videoclub y alquilar las películas de VHS. Y, oye, tenía mucho encanto el tema. 

¿Y qué me dices de los disquettes? Esos cuadrados planos que nos parecían pequeños y ahora son enormes comparados con los USB. Tenían una capacidad de... 1.44 MB. Y cabía de todo. Aysss, que recuerdos.

Colección de disquettes por Olivier-Tuffé - stock.adobe.com

En cuanto a las videoconsolas, muchas personas fueron de Gameboy. Jugaban a lo que hoy es super retro: Pacman, Tetris y por supuesto mi adorado Super Mario. Los juegos eran cartuchos grises, nada de licencias virtuales.

La música, antes de existir el MP3 y Spotify, sonaba en un discman (en una época ya "moderna") o en un radiocasette, de los que tenían antena y todo. La época de los vinilos no la vivimos, por suerte. 

Y bueno, bueno, los primeros móviles traían la serpiente (el juego) y una antenita super cuqui con la que coger cobertura. Bien estirada siempre, que si no se cortaba la llamada. Antes de eso, estaba el beeper (el típico de publicidad de Coca-cola) y solo llegaban los mensajes de publi o los que enviaban los padres desde una cabina para emocionar al personal. Si es que antes se era feliz con muy poco...

Antes las cámaras de fotos tenían un carrete con capacidad para 12 fotos. No existían los selfies, y menos mal... 

Ah, ¿y qué me dices del teléfono fijo? Sí, el típico con cable enroscado (al que no se paraba de dar vueltas cuando se hablaba con el crush de la época) y con una ruedecita en la que se marcaban los números. Creo que si hoy en día tuviese que hacer una llamada desde ahí, ni siquiera sabría.

Y por último, aunque no es un cachivache como tal, si no más bien un "software", no me puedo olvidar del teletexto, al que se accedía a través de las míticas televisiones de tubo. Ojo, porque aún sigue en activo, pero llevo años y años sin consultarlo. Era lo más en la época, mi Twitter de cada mañana.

Ay, cómo hemos cambiado.

FRIKADAS: Otros