Turismo rural pero de verdad: los pueblos más aislados

*creditos imagen: Imagen de Josep Monter Martinez en Pixabay

Turismo rural pero de verdad: los pueblos más aislados

Para desconectar totalmente del mundanal ruido, nada como el turismo rural. Pero no vale cualquier sitio. 

Siempre puedes buscar en algunos de los pueblos más pequeños o más aislados de España.

Desde que se popularizó el turismo rural, han crecido los alojamientos de este tipo por toda la geografía, pero seamos sinceros, hay muchas casas con el cartel de rural que luego tienen poco de rurales. ¡Si solo falta que se anuncie un piso como rural en plena Gran Vía de Madrid! Luego llegas a la casa que has elegido, en un pueblo de Valladolid con un nombre que no te sonaba, y el pueblo en cuestión tiene 10.000 habitantes, dos centros comerciales, dos códigos postales y la casa tiene vistas a la autovía. 

Para evitar situaciones como estas y asegurarnos una experiencia rural, pero rural a muerte, lo mejor es elegir pueblos perdidos de la mano de Dios. Si eliges alguno de estos destinos de la España Vaciada, con algunos de los pueblos más aislados de nuestro país, acertarás seguro. ¡Estarás perdido en medio del campo!

Masca (Tenerife) 

Vamos a empezar por uno de los pueblos a los que más complicado resulta llegar. Se trata de Masca, un pueblecito precioso pero encaramado a un acantilado del macizo de Tenoa. La carretera, por llamarlo de alguna manera, que lleva a eeste pueblo es solo para conductores valientes. No en vano llaman a Masca el ‘Machi Pichu canario’. 

Bulnes (Asturias) 

La mítica aldea de Bulnes ahora es un poco menos recóndita, gracias al funicular que muchos turistas cogen para admirar sus pequeñas calles y sus vistas espectaculares. Pero cuando la masa de turistas se va, la aldea queda medio vacía, con sus increíbles vistas del macizo oriental de Picos de Europa

La Hiruela (Madrid) 

En el centro de la península, la Comunidad de Madrid oculta un pueblo precioso al que se tarda en llegar por carretera (una carretera difícil y llena de curvas). Se trata de La Hiruela, una pequeña villa pegada al extremo noreste de la Comunidad, pegado a Guadalajara. Silenciosa y aislada, está llena de alojamientos rurales. 

'La Hiuera', foto de Benjamín Núñez González bajo licencia CC BY-SA 4.0

Cuevas del Agua (Asturias) 

A la recóndita aldea de Cuevas del Agua solo se llega por un camino: atravesando la Cuevona, una cavidad natural de unos 300 metros de recorrido. Esto ya deja claro el nivel de aislamiento de este precioso pueblo. 

Os de Civis (Lleida) 

Para llegar a la aldea de Os de Civis hay que atravesar dos países, y es que la única manera de llegar a ella es pasar por territorio del principado de Andorra. Este aislamiento histórico ha hecho que la aldea conserve su aspecto medieval. 

Rodellar (Huesca)

Incrustado en el corazón más recóndito de la Sierra de Guara es un pequeño pueblo medieval rodeado de naturaleza. La pequeña carretera que lleva hasta Rodellar acaba en el pueblo. Asegúrate de llevar el depósito del coche lleno, la gasolinera más cercana está a más de 60 kilómetros.  

Destinos, Viajes temáticos