Tres deportistas que luego resultaron ser mejores músicos

*creditos imagen: Jan Střecha con licencia de reutilización de Unsplash

Tres deportistas que luego resultaron ser mejores músicos

¿Has oído alguna vez esa expresión de "nombre rándom", buen futbolista, mejor persona. Pues vamos a hacer una lista de los paquetes que eran mejores músicos que deportistas.

Y es que el mundo del fútbol está lleno de algunos de los deportistas mejor pagados que nadie sabe cómo llegaron a la élite con un nivel tan bajo. Y claro, con toda esa pasta se montaron un estudio de grabación en casa y se produjeron sus propios temas.

Pinto

El portero del Barcelona es uno de los ejemplos más conocidos de este problema. Le picó el virus de la música y nunca volvió a ser el mismo. Hasta se comió dos goles del Real Madrid en las dos finales de Copa del Rey que jugó contra el eterno rival, probablemente, por estar pensando en el reguetón.

El jugador increíblemente se mantuvo varias temporadas en la élite pero, como puedes ver en este vídeo, el mundo del fútbol no perdió un portero cuando se retiró, el mundo de la música ganó un poeta del dembó.

Drenthe

No es la primera vez que comentamos a este catacrack, pero es que su historia es una de las más confusas del fútbol mundial. Una de esas jóvenes promesas que iban para estrella y que acabaron estrellados.

Créditos: Juan Fernández con licencia de reutilización de Creative Commons

Es cierto que en su etapa en el Espanyol está volviendo a sentirse futbolista, pero durante un tiempo parece que lo único que le gustaba era ser el más malote de los raperos millonarios. Este vídeo es una buena prueba de ello. Si sabes hablar holandés, claro, si no como mucho será una prueba de que su colega le hacía buenas bases.

Álvaro Benito

Aunque ahora lo veas como un tertuliano más del chirincirco, este ser humano comenzó siendo futbolista. Había quien decía que podía llegar a ser mejor que Don Raúl González Blanco… y sí que lo fue… pero en el mundo de la música.

Una lesión le apartó del fútbol pero le abrió la puerta para liderar la revolución del punk californiano de los adolescentes de los 2000 con su grupo Pignoise. Una divertida copia de una copia de Green Day que funcionó muy bien durante unos años. Luego, el que vale vale y el que no, a currar con Pedretroll.

Mono Burgos

Terminamos con el único que fue medianamente igual de bueno en el fútbol que en el música. El Mono Burgos tenía la actitud rockera de los Metallica y aunque jugó como titular durante muchos años en el Atleti nunca dejó su banda de toda la vida. Al final, acabó grabando el himno del centenario del equipo rojiblanco. 

Fútbol