¿Síndrome post-vacacional? Un orgasmo te lo cura (según la ciencia)

*creditos imagen: Imagen de la rutina diaria. Fuente: LELO

¿Síndrome post-vacacional? Un orgasmo te lo cura (según la ciencia)

¿Qué?, ¿es septiembre y ya quieres cagarte en todo, verdad? La vuelta al trabajo, a las clases y a la reposición de los anuncios de colecciones por fascículos; la vuelta a la rutina de perder el bus, a que el viernes nunca quiera llegar y el domingo llegue demasiado rápido. Depresión o síndrome post-vacacional lo llaman. Pero no te preocupes si la sufres porque vamos a proponerte una solución que te va a encantar y motivar a partes iguales.

¡El orgasmo te puede ayudar a superar la vuelta a la rutina! Y no lo decimos nosotros ojo, ¡que lo dice la ciencia! (y bendita ciencia). Según LELO, una marca sueca de juguetes eróticos de lujo, está demostrado científicamente (imaginamos que a través de experimentos reales y fidedignos al 100 %) que las hormonas liberadas al llegar al clímax nos hacen sentir más felices y relajados.

Y ahora que estás pensando en abrir un club de fanes a esas hormonas tan chill out y cachondas, te diremos que su nombre científico es oxitocina. Oxitocina de día y hormona del amor de noche, porque así se la conoce popularmente. Entre su repertorio está el de hacernos sentir más conectados a la gente que nos rodea, aumentar la confianza y la seguridad en nosotros mismos. Dos cualidades más que positivas a la hora de enseñar los dientes al mes de septiembre y a su amiga la rutina.

Pero sigue leyendo y luego te pones al lío, ¡que los beneficios del orgasmo no acaban ahí! Las endorfinas, esa sustancia traviesa que funciona como neurotransmisor y que libera el sistema límbico de nuestro cerebro, ayudan a aumentar nuestro bienestar al entrar por la puerta grande de los receptores que hacen que sintamos placer y satisfacción.

"Alimentar a diario a nuestro cuerpo con todas estas neurohormonas producidas por el orgasmo, como la oxitocina o las endorfinas, tiene beneficios a largo plazo. Como seres eróticos, deberíamos ver los orgasmos como algo absolutamente necesario, del mismo modo que necesitamos comer o beber”, explica Valérie Tasso, embajadora y asesora de LELO en España. Palabra de experta.

Y si esto lo cuentas y nadie te cree toma nota de estos datos que reforzarán tus argumentos. Según un estudio realizado por LELO entre más de 2.000 personas (desconocemos si el estudio se realizó con todos a la vez), el 66% de los hombres y un 63% de las mujeres vieron cómo incrementaba su productividad en el trabajo el día después de haber tenido un orgasmo.

Las conclusiones de todo esto corren a tu cargo. 

Cosas gustosas