'Sex Education' lo rompe por cosas como estas

*creditos imagen: Escena de 'Sex Education' de site oficial de Netflix

'Sex Education' lo rompe por cosas como estas

Se ha convertido en uno de los fenómenos seriéfilos de los últimos meses con el estreno de su segunda temporada. La forma de tratar el sexo y las relaciones la han hecho ganarse el aplauso de la crítica y un montón de fans por todo el mundo.

Cuando nos aparece en las recomendaciones de Netflix un título como Sex Education, nos esperamos algo así como un documental o un reality show. Pero no, se trata de una serie inglesa ambientada en un instituto que trata todos los temas importantes relacionados con el sexo y el género.

Argumento

La serie sigue a Otis, un adolescente interpretado por Asa Butterfield, cuya madre es una terapeuta sexual, interpretada por Gillian Anderson (recordemos, Expediente X). Aunque Otis tiene que lidiar con sus propios problemas, pronto descubre que vivir en una casa llena de libros sobre sexo y resolver problemas en el dormitorio lo ha convertido en un experto en todo lo relacionado con este tema.

Junto con el rebelde Maeve establece una "clínica sexual" en el insti donde ayuda a los estudiantes y les da consejos, mientras también descubre sus propios sentimientos. Eric, el mejor amigo de Otis, es un adolescente gay de una familia tradicional con raíces africanas, quien no solo aporta humor, sino también drama a la trama.

Protagonistas de 'Sex Education' de site oficial de Netflix

Por qué debemos verla

Actualmente hay dos temporadas disponibles en Netflix. La serie se ocupa de una variedad de problemas, preguntas y estereotipos relacionados con el sexo y el género, que no solo son relevantes para nosotros.

Además, el programa también trata temas tabú como el de la masturbación femenina, la homofobia y alude constantemente a que cada uno sea en la vida lo que le dé la gana. Pero repetimos, por esto no deja de hacernos reír. Es más, es su gran virtud, logra ser divertida a la vez que trata todas estas cuestiones, algunas muy chungas.

Hablan de cosas sobre las que nos da apuro hablar con nuestros padres, e incluso temas que nos da vergüenza confesar a los colegas. La estética está claramente inspirada en los 90 y principios de los 2000, lo que enganchará también a los que ahora tengan entre 30 y 40 tacos.

Además, la serie muestra diversidad étnica y tiene un toque mágico cuando se trata de crear personajes adorables y únicos. Por todo esto y por más motivos que se van descubriendo a medida que avanzan los episodios, Sex Education es una apuesta más que acertada para ponernos cuando lleguemos a casa del insti o la uni.

TV/Cine