Qué hacer en Ámsterdam (además de lo que estás pensando)

*creditos imagen: Imagen de Ámsterdam. Fuente: Pixabay.

Qué hacer en Ámsterdam (además de lo que estás pensando)

Automático. Oír hablar de Ámsterdam y asociar la ciudad a su conocido como Barrio Rojo. ¡Pero es que Ámsterdam es mucho más que eso! Vale que la capital de Holanda fuese pionera en Europa en eso de legalizar la prostitución (lo hizo en el año 1911) y que el Barrio Rojo sea uno de los barrios con más historia de todo el continente y uno de los que más visitas turísticas recibe a diario. ¡Pero es que Ámsterdam es mucho más que eso!

Para empezar, en Ámsterdam se come y se bebe de maravilla. Y barato. En Foodhallen, por ejemplo. Este espacio organizado en forma de mercado abierto contiene puestos con todo tipo de gastronomía: comida typical holandesa, platos veganos, pizzas y ¡hasta pintxos vascos! Pero ya que estamos en Holanda lo suyo es disfrutar de la comida autóctona del lugar. Para eso lo más recomendable es visitar Blauwe Hollander, un establecimiento especializado en albóndigas fritas, salchichas con mostaza, stramppot y sopa de guisantes con bacon.

Y hablando de comida y mercado abierto, otra de las cosas indispensables que hay qué hacer cuando se visita Ámsterdam es conocer el Albert Cuyp Markt. Lo que al cambio viene a ser un mercadillo como los que ponen en los pueblos españoles y en los que lo mismo compras calcetines, que sábanas, que cacerolas o lechugas. Este mercado holandés es bastante similar, aunque más grande, porque en él se puede encontrar prácticamente de todo en sus más de 250 puestos.

La ruta comercial continúa en Bloemenmarkt, otro mercado neerlandés. También conocido como Mercado de las Flores es una muestra más del gusto de Ámsterdam por las plantas y lo verde. Eso es precisamente lo que se compra y se vende en este mercado, plantas ya crecidas o semillas por cultivar. Y, cómo no, siendo la flor nacional, el tulipán pinta de amarillo cada uno de los rincones de este mercado.

La Estación Central de Ámsterdam es parada obligatoria para los visitantes de la ciudad, tengan o no que coger un tren en ella. Porque no hace falta ser un apasionado de los trenes como Sheldon Coopper de ‘The Big Bang Theory’ para gozarlas con esta majestuosa construcción que va a quedar tan bien en tu muro de fotos como las que te hagas en otros puntos de la capital de Holanda (además de lo que estás pensando). 

Destinos