¿Qué fue del Anzhi? La historia del club del ruso loco que fichó a todos los cracks

¿Qué fue del Anzhi? La historia del club del ruso loco que fichó a todos los cracks

Cada cierto tiempo, aparecen en el mundo del fútbol una serie de personajes con mucha pasta que aplican eso de que el dinero da la felicidad. A ellos debe dársela el gastar dinero, y es que son capaces de invertir ingentes cantidades en hacer auténticas locuras. 

En España tuvimos algunos casos como el de Piterman, que decidió que era buena idea jugar al PC Fútbol con el Racing de Santander, Quique Pina, conocido por ser presidente del Granada, por su imponente peluquín y por comprar la plaza de un equipo descendido por imago en segunda división.

Abramovic, por su parte, conquistó la Premier League comprando el Chelsea y fichando a grandes estrellas a golpe de talonario. Y, más recientemente, el Nasser Al-Khelaïfi, que lleva años aprendiendo por la fuerza que el dinero, en fútbol, no necesariamente significa ser mejor.

La madre Rusia

Pero ninguno de estos casos fue tan sangrante como el del Anzhi. El equipo ruso, desconocido y que nunca había disputado competiciones europeas como la Champions, gastó casi 180 millones de euros en reforzar su plantilla en 2011 para crear un superequipo.

Photo Майоров Владимир - Wikimedia Commons

Para ello, fichó a Roberto Carlos, uno de los mejores laterales del mundo -ya de retirada- en aquel momento. Un año más tarde, haría lo propio con el camerunés Etoo, Zhirkov, Samba o Dzsudzsak hasta llegar a los noventa millones de euros gastados.

Su esfuerzo vio recompensa ya que ese año acabó quinto y pudo disputar la Europa League, pero el objetivo de la Shempions seguía lejano. El último esfuerzo fue fichar a Willian, Traoré o Lass Diarra. 

Sueldos de otro mundo

Su propietario, Suleyman Kerimov quería lo mejor de lo mejor y no iba a escatimar en nada. Y es que no solo gastó dinero en fichar, si no que prometió a los jugadores sueldazos a nivel de la NBA.

La moraleja  de toda esta historia es que, en fútbol, no siempre más dinero es mejor. El equipo terminó tercero en la ‘todopoderosa’ liga rusa y no fue capaz de clasificarse para la Champions League, dando al traste con el presupuesto de la siguiente temporada y provocando la desbandada general de sus estrellas.   

Fútbol