Por qué el primer Metal Gear Solid de Play uno siempre será insuperable

*creditos imagen: Konami

Por qué el primer Metal Gear Solid de Play uno siempre será insuperable

Corría el final del verano de 1998 cuando Konami lanzaba para Play Station Metal Gear Solid, una aventura que como su propio título decía, era táctica, espionaje y acción. Todo tan inmersivo para la época que no había noche que te sentarás frente a la Play con cierto nivel de acojone, esperando no escuchar la llamada de uno de tu superior o de Otacon que te gritaban "Snaaaake!" por códec como si de una superproducción de Hollywood se tratara. ¡Si es que hasta el anuncio en televisión del juego era una pasada!

La trama del juego

La trama era la típica americanada "pro yankee rusos malos" tan de moda en el cine de los 90 (Steven Seagal, Stallone y demás se pusieron las botas pateando el culo a soviéticos que hablaban español con acento ruso). Tú manejabas por una central nuclear al espía y ex soldado americano Solid Snake, una especie de Rambo más intenso, que se adentraba en la súpervigilada guarida de los malos con un frío que ni Soria en enero y dando leches a diestro y siniestro.

Pantalla de inicio del Metal Gear (Konami)

Las armas que fueses capaz de conseguir eran fundamentales para ir quitándote esbirros de en medio, y los malos malísimos te esperaban al final de cada pantalla con armas que ni la X-Men fusionados con Lucius Fox de Batman, vamos.

Referente

El juego fue todo un acontecimiento y una revolución para los entonces jugadores de Play Station y plantó la semilla de muchos juegos de acción (FIFA no entra aún en esta categoría pero le falta poco) que luego fueron llegando y han sido éxitos de crítica y público hasta hoy, como Splinter Cell, The Last of Us, Red Dead Redemption, Assasin's Creed o Uncharted.

Snake contra Cyborg Ninja (Konami)

Doblajes por primera vez de cine en un videojuego y la posibilidad de protagonizar una aventura interactiva, donde tus decisiones y respuestas al resto de personajes tenían repercusiones, más o menos como ahora te pasa con Tinder.

Otro punto cuidado hasta la extenuación era la banda sonora, que de nuevo tenía un nivel nunca visto en un juego y conseguía meterte tanto en la historia pasabas noches en vela dándole al mando. De la Play.

Snake escondido antes de atacar (Konami)

Aparte, ¿ha existido un personaje de videojuego con más carisma que Solid Snake? Lo dudo mucho, Snake era un Rambo vocalizando bien, un tío con un pasado más turbio que un río en la India. Por todas estas razones y por un balance de dificultad e historias casi inacabable, el Metal Gear siempre será el auténtico mito de los juegos de acción.

FRIKADAS: Otros