¡No tengas miedo! Como ponerte correctamente tu nueva copa menstrual

*creditos imagen: Copa menstrual por Patricia Moraleda con licencia de reutilización de Pixabay.

¡No tengas miedo! Como ponerte correctamente tu nueva copa menstrual

Seguramente habrás oído hablar de la nueva copa menstrual. Muchas instagramers la están anunciando y parece que después de utilizarla te cambia la vida pero... ¿Qué es una copa menstrual? ¿Cuánto vale? ¿Cómo funciona? ¿Es peligrosa? 😱 Que no cunda el pánico, al final todo se aprende.

¿Qué es una copa menstrual?

La copa menstrual puede usarse como sustitutivo de las compresas y los tampones que estamos tan hartas de usar. Está hecha de silicona médica que se adapta perfectamente a la forma de tu vagina y tiene varias ventajas: es mucho más cómoda, se cambia únicamente cada 8 horas, es más económica (su precio ronda entre los 10 y los 30 euros, según la marca que elijas) y, además, es ecológica. ¡Un chollo, vamos!

Es cierto que cada mujer es un mundo, pero aquí dejamos algunos tips que nos pueden servir a todas para aprender como ponerse una copa menstrual.

Tips para utilizarla

La higiene es vital siempre, y más cuándo el producto va a estar en contacto con nuestra piel. Hay que lavarse bien las manos antes de empezar a utilizarla, no seamos cochinas...

Lo más importante es que la primera vez que vayamos a ponérnosla busquemos un lugar en el que estemos tranquilas y encontremos una postura con la que nos sintamos cómodas. Muchas mujeres recomiendan que la primera vez lo intentemos en la ducha. Y RELAX... poco a poco se va cogiendo práctica.  

A continuación, doblamos la copa para introducirla correctamente. Hay tres formas diferentes para que se coloque bien: podemos intentar hacer una especie de “C” con ella, doblarla en forma de flor o ponerla como si fuera un tampón normal y corriente. No hay una manera mejor que otra, solo hay que averiguar cuál es la más cómoda para cada una.

Cuando ya la tengamos doblada en la posición que escogida, introducimos la copa en la vagina. No tiene que estar tan arriba como un tampón. La parte más estrecha de la copa puede quedar incluso sobresalir un poco. ¡Es totalmente normal!

Una vez introducida, hay que comprobar si la copa está bien abierta. Normalmente se despliega sola pero, si queremos comprobarlo para estar más seguras, podemos girarla un poco o rodear con un dedo la parte exterior. No debería quedar ningún pliegue. 

Ocho horas más tarde, para extraer la copa, solo tenemos que presionar el lateral con un dedo para que deje de hacer vacío, agarramos la parte más finita y tiramos hacia fuera. Hay que tener cuidado con las prisas y, al sacarla, no moverla a lo loco. Recordad que está llena de líquido ¡y no queremos poner todo el baño perdido!

Limpiamos la copa bien con agua y jabón y... ¡ya está lista para utilizarse de nuevo! ¡Así de fácil!

Lifestyle