Los mayores trolleos que vas a ver en Twitter

*creditos imagen: Photo by Dan Cook on Unsplash

Los mayores trolleos que vas a ver en Twitter

Twitter es una de las redes sociales que más se prestan a ese arte sutil y especial que es hacer trolleos.

No es casualidad, aunque existen muchas redes sociales, esta es la única donde el texto cobra de verdad una gran importancia. De ahí que permita que muchas personas diferentes se alegren o se piquen según el contenido que se publique.

Pero cuando algún usuario tira la caña y el follower pica… esa sensación no se puede comparar con nada en el mundo.

Así que, sin más, vamos con los mejores trolleos de Twitter.

El trolleo a J Pelirrojo

Uno de los youtubers más famosos de España recibió un épico trolleo de los que yo llamo ‘vieja escuela’. Estos son los más básicos, pero también uno de los que mejor funcionan si te salen.

Se basa en tirar la caña con una pregunta aparentemente inocente para después recoger tu trofeo y exhibirlo en redes. Fue lo que le pasó a J Pelirrojo, que fue bastante comentado y criticado por ofrecer un ‘máster para ser feliz’ por nada más y nada menos que 3.999 euros.

Esa misma semana, un usuario le dijo por DM que quería apuntarse a ese curso. Y el desenlace que emocionó a Spielbergo te sorprenderá.

Photo by Baylee Gramling on Unsplash

Alcampo fue mandado… al campo

Otro de los más clásicos trolleos son los que reciben los CM de cualquier marca o compañía. Pensad que son personas que tienen que ofrecer una buena imagen de la compañía, fresca y atrevida, pero a la vez resolver dudas de atención al cliente, donde el cliente siempre lleva la razón…

Esto, sumado a la, a veces, inocencia de algunos CM hace que ocurran situaciones como esta (cries in spanish).

El abuelo troll

Una de los trolleos más antiguos que se recuerdan, quizá el que empezó todo esto y lo popularizó, fue el famoso vídeo de Rick Astley. Un cantante que lo petó en los años ochenta, pero que nunca se imaginaba que iba a tener un revival tan potente como el que le ocurrió en el 2007.

Y es que una de las bromas más divertidas y recurrentes ese año fue lo que se llamó rickrollear. Es decir, poner un enlace falso en el que se le hacía creer al usuario que iba a ver algún contenido y luego se enlazaba el videoclip de la canción de Rick Astley ‘Never gonna give you up’. Hasta la Casa Blanca se apuntó a este trolleo. 

TECNOLOGÍA: Otros