Los cuatro grandes miedos de un conductor novato

*creditos imagen: Precaución amigo conductor... por phpetrunina14 - stock.adobe.com

Los cuatro grandes miedos de un conductor novato

Acabas de aprender a conducir y estás cagado de salir a la carretera una vez que tienes el carnet en tus manos. ðŸ’©

Es normal. No es lo mismo ir en el coche de autoescuela con tu profe, que ser un conductor novato que se enfrente a la jungla de asfalto (sobre todo si vives en una ciudad), donde hay cientos de depredadores del volante. 

Así que, una vez que has conseguido el primer objetivo: aprender a conducir, toca enfrentarte a los miedos a conducir por primera vez

Miedos de conductos novatos

(Lo puedes leer como el programa 1000 maneras de morir 🤣) 

Son muchas las razones que pueden hacerte sentir pánico una vez que te sientas en el asiento del conductor y te enfrentas a tus primeros días on the road. Pero debes tener cuidado con estos cuatro: 

- ¿Por qué hay tantos carriles? No es lo mismo coger el coche por un pueblo pequeño o por una zona en la que apenas transitan automóviles que hacerlo en una ciudad como Madrid o Barcelona. Cuando llegas por primera vez a una vía de tres o cuatro carriles llena de coches y debes coger una salida determinada, te puede entrar el pánico. ¿Por qué no señalizan ? ¿Por qué no van a la velocidad adecuada? ¿Por qué hacen lo que les da la gana? No entres en barrena. Haz lo que te enseñaron en la autoescuela y mantén la calma. Solo te costará las primeras veces. Después serás uno más.

¡Miedoooooo! por Andrey Armyagov - stock.adobe.com

- ¡Llueve! Con las precipitaciones la visibilidad es menor, algo que no te viene nada bien porque aún no estás seguro de tu pericia al volante. Además, el resto de conductores tienden a ir más despacio o a hacer el canelo. No pasa nada. Si es lluvia normal, ajusta el limpia y conduce con muchas precauciones. Y si el chaparrón es enorme, para y espera a que pase. 

Tu primer viaje solo. No llevas copiloto y tienes que apañarte sin ayuda. No tengas miedo porque es casi mejor, ya que no te entretendrás ni con sus indicaciones. Ponte el GPS, colócate a gusto en el asiento y deja que todo fluya. Y si alguien te increpa, mira para otro lado. No es tu guerra. Probablemente lo esté haciendo mal él.

- ¡Me pierdo! A veces, por muy bueno que sea el GPS, no coges la desviación a tiempo y te pierdes. ¡NOOOO! ¿Ahora qué haces? Te entran sudores fríos😱. Si antes ya lo estabas pasando mal, ahora sin estar en el camino correcto más aún. Tranqui, no pasa nada. El GPS recalculará la ruta y, te cuento un secreto, no eres ni el primero ni el último que se pierde. El caso es llegar. Hasta los taxistas que se saben al dedillo la ciudad se pierden, así que no te fustigues. 

Y tú, conductor novato, ¿qué es con lo que más te cagas?   

Coches