Las normas más absurdas para entrar a las discotecas

*creditos imagen: Discoteca por Lionello Rovati - stock.adobe.com

Las normas más absurdas para entrar a las discotecas

Grupo de amigos, sábado por la noche, después del botellón se anima la cosa y se decide ir a una disco. Empieza la aventura. Si está en el centro, la de encontrar aparcamiento. Si vamos en taxi, cómo dividirnos para que todos paguemos lo mismo... a pesar de ser impares e ir tres en uno y dos en otro.

Pero lo verdaderamente chungo puede llegar cuando estás en esa cola interminable de gente intentando parecer normal, y que cuando pasa por delante del segurata ponen un rictus como el que simulamos en una entrevista de trabajo. Es el momento, ¿podrás entrar a la disco o serás rechazado por chorradas que escapan a tu control?

Calcetines blancos: ¡fuera!

Es una de las más populares y súper extrañas porque ¿¡quién va enseñando los calcetines por ahí!? ¿Cómo hacen los porteros para ver si los lleva el personal, agarran a la gente de los tobillos? Podías ir hecho un verdadero espantapájaros y pasar al más puro estilo Tony Manero, pero si alguien iba impecable y llevaba ese color de calcetines, estaba fuera. Todo muy lógico.

Sin móviles o cámaras

En las grandes ciudades puedes ir a discos súper exclusivas. Tanto que allí se reúnen continuamente futbolistas, actores, presentadores de televisión, cantantes y demás famoseo. Y claro, quieren privacidad, por lo que esas discotecas ni de coña te dejan entrar con el móvil y mucho menos con una cámara.

Estarás obligado a dejarlo todo en la entrada, con un sello para después recogerlo. Así que si vas a una de estas salas a vacilar en Instagram, paradójicamente no podrás hacerlo

Gente bailando en una disco por deagreez - stock.adobe.com

Chicos con chicas

Otro requisito (no escrito) es que si van cuatro tíos solos, ni de coña entran a menos que sean tronistas. Si son cuatro chicas sin acompañantes, muy mal se les tiene que dar para que no les pongan una alfombra roja.

Pero si es un grupo mixto, en plan colegueo o de ligues, entonces todos pasan en amor y compañía. Esto pasa cada finde en muchas discos y sospecho por qué, aunque prefiero no entrar en el tema. Simplemente es reseñable lo surrealista de la medida.

Ellas no pagan, ellos sí

Otra lamentable norma encadenada a algo parecido a la anterior. Las chicas como reclamo en pleno siglo XXI. Sí, existe. Lo podemos ver aún en un montón de salas: como ellas tienen entrada libre y ellos no, aunque bien es cierto que esto está mejorando y que cada vez más exigen pagar a todo el mundo.

¿Chándal? No pasas

Es curioso que mientras los artistas de trap, hip hop y reggaeton reivindican el chándal como prenda ¿elegante? o de vestir (OMG!), en las discos donde ponen su música no te dejen pasar con él. Y lo mismo pasa con los piercings, las deportivas o los cortes de pelo demasiado quinquis... Too much todo...

FRIKADAS: Otros