Las festividades más locas del mundo

*creditos imagen: La tomatina de Valencia por JackF - stock.adobe.com

Las festividades más locas del mundo

Las Fallas de Valencia, la Feria de Sevilla o las hogueras San Juan son fiestas para principiantes. Hay muchas festividades raras o festividades locas (como las prefieras llamar) que pueden hacerte pasar un rato súper divertido y así aprovechas para viajar, pasarlo bien y vivir una experiencia única. Yo he estado en alguna y la verdad que, gusten más o menos, merece la pena conocerlas.

¿Un ejemplo de estas festividades locas? Pues se me vienen a la cabeza la tomatina de Valencia, el festival del mono de Tailandia o el festival del queso rodante de Gloucester. Te cuento de qué va cada una y fliparás con estas festividades raras.

Festival del queso rodante

En la localidad de Brockworth, un pequeño pueblecito de Gloucester, Inglaterra, cada año se celebra el Festival del queso rodante o, como se dice en su lengua natal, el Cooper's Hill Cheese-Rolling and Wake. Tiene lugar cada último lunes del mes de mayo y consiste en hacer una carrera colina abajo persiguiendo un queso.

La inclinación de la colina y la velocidad que puede llegar a alcanzar el queso hace que muchos corredores se caigan y que los espectadores se rían de lo lindo... 😂 Muy humor amarillo, pero en Inglaterra y con un queso.

Festival del mono

El Monkey Buffet Festival o Festival del Mono se celebra en la localidad de Lopburi (Tailandia), concretamente en el Wat Phra Prang Sam Yod, el último domingo del mes de noviembre. Tiene este nombre porque el protagonista absoluto es el mono, sí, el animal. Les preparan un festín a modo de buffet con más de cuatro toneladas de golosinas y comida de todo tipo.

Los espectadores disfrutan viendo a los monos comer la gran pirámide de comida. Parece una tontería, pero es un gran reclamo turístico (y dicen que da suerte).

El mono, un animal muy querido en Tailandia por Mohd - stock.adobe.com

La tomatina de Valencia

Esta es la única en la que he estado y ya puedo avisarte que no es apta para escrupulosos o para aquellos a los que no les guste mancharse. Se celebra el último miércoles de agosto en Buñol, como parte de las fiestas locales, y consiste básicamente en lanzarse tomates unos a otros. Ya está, este es el objetivo. ¿Sentido? Ninguno. ¿Divertido? Mucho.

Si en tu ciudad o país se celebra alguna fiesta loca de este estilo, cuéntamelo que ¡igual me apunto! Me flipan estas cosas tan originales que me hacen pasar un ratito divertido y me hacen olvidar la rutina y el estrés.

VIAJES: Otros