¿Has probado a montar en parapente? Es L-O-M-E-J-O-R

*creditos imagen: Volar en parapente es mágico por artem khaklin/EyeEm - stock.adobe.com

¿Has probado a montar en parapente? Es L-O-M-E-J-O-R

Sientes el aire en la cara, el mundo está bajo tus pies y ¡vuelas! Esa es la sensación que tienes cuando montas en parapente

Porque es una de esas sensaciones que debes experimentar al menos una vez en tu vida. Siempre y cuando no sufras de vértigo, claro, porque como te den miedo las alturas, lo mejor será que dejes de leer esto y te pases a otro post. 

Cómo montar en parapente 

Obviamente esto es algo que no puedes hacer tú solo si no tienes ni idea de cómo hacerlo. Así que no te crezcas y te alquiles uno (es complicado) para echarte un vuelo. Lo más probable es que terminaras colgado de un pino (en el mejor de los casos). 

El único modo que tienes de volar en parapente es contratando un vuelo con algún parapentista experimentado que tenga los permisos para llevar a otras personas. Después, si te mola la sensación y la libertad que te ofrece, quizás te entren ganas de hacer un curso para lanzarte. Pero eso ya es otro tema del que, si quieres, te cuento más cosas otro día. 

Nos quedamos en lo fácil, contratar un vuelo en parapente

Qué necesitamos para volar en parapente

Lo primero que necesitas son unas ganas locas de sentir que vuelas, y cómo el roce del viento te relajará tanto que no querrás bajar nunca (a no ser que el monitor quiera hacerte alguna diablura y la cosa cambie). 

Lo segundo, pues dependiendo del sitio entre 50 y 100 euros, que es lo que suele costar. 

En tercer lugar, llevar ropa cómoda y un calzado de trekking si es posible, para que el aterrizaje sea más llevadero. 

Montando en parapente por blackdiamond67 - stock.adobe.com

Y nada más. De todo lo otro se encarga el parapentista. Ah, tampoco puedes olvidar que has de obedecer en todo lo que te diga, pues el que sabe es él y no tú. Dedícate a ir en el sitio del “pasajero” y disfruta del vuelo. 

Dónde montar en parapente 

Hay muchos lugares en España donde puedes disfrutar de esta actividad, aunque mis recomendaciones son: 

- Tenerife. Bajar desde las laderas del Teide hasta el Puerto de la Cruz es mágico. 

- Gijón. Hay varias colinas en las que verás un paisaje precioso con el mar de fondo.

- Pirineos. Como imaginarás, ver las montañas elevarse mientras vuelas es una sensación inenarrable. 

Eso sí, hay muchos otros sitios fantásticos en los que un vuelo supondrá una aventura inolvidable. ¿A qué estás esperando? 

Aventura, VIAJES: Otros