Hamburguesas sanas, ¿una farsa?

*creditos imagen: Elli O. en Unsplash

Hamburguesas sanas, ¿una farsa?

En los últimos años, comer una hamburguesa es sinónimo de comer mal, las hamburguesas sanas no existen. 

Eso es así, y por mucho que te mole la jugosa carne, el sabroso y crujiente beicon que la acompaña, el cremoso queso, el tierno pan y la casi inexistente lechuga que conforman una hamburguesa, comer una hamburguesa no es comer sano

Pero de todo se puede hacer negocio queridos y queridas, y cuando algo se tacha de insano, enseguida vienen las grandes corporaciones a hacernos pensar que aún hay esperanza. Que sí, que comer una hamburguesa en general no es una costumbre sana, pero que ellos nos pueden ofrecer (redoble de tambores) ¡¡la hamburguesa sana!! 

Hamburguesas de todo tipo

Un montón de opciones se abren ahora ante nosotros tratando de convencernos de que darle un mordisco a una hamburguesa también puede ser bueno para nuestro cuerpo.

Hamburguesa de pollo, de pescado, hamburguesa baja en grasa, hamburguesa de pan integral… Y si no son las corporaciones, es el veguimundo, que trata de decirnos que por ser una hamburguesa vegana es sana. Y ojo, lo vegetal es sano, qué duda cabe. Pero ¿son las hamburguesas veganas sanas? Pues la respuesta no es sí o no. 

La cuestión no es si una hamburguesa de pescado es más sana que una hamburguesa vegana. A la pregunta de si esto es o no sano, la respuesta es: depende. 

La carne era lo esencial

Vamos a separar por capas una hamburguesa. Originariamente era una pieza de carne picada entre dos lonchas de pan, y en su interior otros acompañamientos, siendo los más clásicos: queso, beicon, lechuga, tomate y cebolla. A partir de ahí el sector alimenticio nos lleva vendiendo un sinfín de variaciones. 

La proteína base de la hamburguesa ya no es solo carne picada, a veces es carne de costillas de cerdo mezclada con salsas, o atún, salmón u otros pescados picados; igualmente el pan a veces es de trigo, otras de maíz, integral, con mantequilla (e incluso dulce) con sésamo. Y no hablemos de los toppings, pasamos de los más clásicos, a los aros de cebolla empanados, salsa de queso azul y hasta totopos! 🤦

Al igual que cualquier otra receta, si te preguntas si una hamburguesa es sana, puedes comprobar que depende. No es lo mismo una hamburguesa casera y no procesada para empezar, que utiliza materia prima que nos aporta nutrientes de calidad, que una cuyos ingredientes son una fuente de azúcares y grasas saturadas. 

Y llegaron las veganas

Lo mismo ocurre con las hamburguesas veganas, si tu decisión es ser vegano. No es lo mismo una hamburguesa compuesta por verduras y legumbres sin procesar (y que sabes lo que lleva), que esas mezclas que venden llenas de ingredientes procesados y caloríficos para que tengan sabor, vegetales, sí, pero no por ello sanos. 

Por tanto, las hamburguesas sanas no tienen por qué ser una farsa, pero lo que define cualquier plato sano, es aquel que se compone de ingredientes de calidad, seguros y sanos. Aprende a elegir no porque te lo vendan como sano, sino porque tú lo puedas comprobar. 🧐

Lifestyle, Fútbol