Estos son los momentos más surrealistas del Chiringuito

*creditos imagen: atresmedia.com

Estos son los momentos más surrealistas del Chiringuito

El Chiringuito de Mega es una fábrica de momentos más propios de una rave que de una tertulia futbolística. Repasamos los mejores.

Alguna que otra noche, repasando canales, te habrás parado como ayer en El Chiringuito y te habrá recordado a tu último sábado por la noche, saliendo a las 7 de una disco y acabando en el piso de un colega tomando la penúltima. Pues a los de El Chiringuito, también. El programa que dirige Pedrerol ha dado tantos momentos entre surrealistas y desfasados, que este artículo podría tener tres partes perfectamente.

Dejar de robar (atresplayer.com)

Roncero style

Si El Chiringuito fuese una serie yankee de los 90, en los créditos del inicio junto al nombre de Roncero aparecería la palabra "Starring". Su pasión por el Madrid le hace ser más intenso que Pablo Alborán un sábado de madrugada borracho y recién abandonado por su pareja. Lo bueno es que otorga al programa de instantes más dignos de Benny Hill que de Supergarcía.

Empezando por uno en el que no tuvo del todo la culpa, podemos recordar cuando en mitad de uno de sus speechs, que conociéndolo sería justificando el típico robo del Madrid, le llegaba alguien con una careta por detrás y del susto lo tiraba al suelo.  Pero el periodista del As ha dado mucho más, como cuando encarándose a Cristóbal Soria le cantaba una especie de rap emitiendo sonidos más cercanos a animales agonizando que dejaban de piedra a sus compañeros, algo meritorio viendo el listón.

Pedrerol echando trolas (atresplayer.com)

Continuando con Roncero, supimos que hay otras cosas aparte del Madrid que le gustan, cosas en este caso de personas que saben leer, como la música de Bruce Springsteen. Y por ello, una noche se vino tan arriba que se puso a cantar por el Boss, cosa que hubiese clavado de saber inglés, porque lo que es voz y entonación, más o menos andan igual. Y para acabar con él, otro momento mítico: finaliza una noche el programa, Roncero que ve un balón en el plató, punterazo y plasma roto. Y es que dejar objetos lanzables con Roncero cerca es una auténtica temeridad.

Cristóbal Soria

Soria es de ese tipo de gente que o te cae muy bien o te cae muy mal, como Pablo Motos o Sofía Suescun, bueno no, Sofía cae mal a todo el mundo. Pues bien, desde su llegada al programa de Mega también ha dado varios momentazos muy de botellón en piso de estudiantes que no acaba bien Por ejemplo, uno de ellos es su recordado "dónde están los tíos!", grito recorriendo el plató como un poseso que ha servido como meme luego para muchas situaciones.

Soria y Roncero debatiendo sobre agujeros negros (atresplayer.com)

También le vimos ser el prota de una discusión con el Loco Gatti, que ese día llegó cruzado al programa porque había cambiado el viento, y se indignó tanto con el sevillano que si no median los compañeros en plató, la cosa acaba con Gatti de vuelta al psiquiátrico. Pero Soria no solo ha dado momentos de tensión, inolvidable será cuando celebrando un gol del Barça con el Lobo Carrasco y algún culé más, le cayeron todos encima y le lesionaron de tal modo que hasta D'Alessandro acabó pidiendo un fisioterapeuta. Seguramente no haría falta tanto y con pedirle un JB cola se hubiera recuperado su compañero.

Me pica la nariz

Dos momentos por los que hasta Sálvame hubiese pagado hubiesen sido este y este, en los que a Edu Aguirre y a Pipi Estrada se le cayeron sendos... kleenex al suelo y pese a las malpensadas suposiciones en las redes, nosotros no entendemos tanto pollo y simplemente creemos que ambos estaban constipados y tenían el típico picorcillo en la nariz.

Edu Aguirre en sus dos horas semanales que puede vivir sin Cristiano (atresplayer.com) 

Sergi Ríos, the coach

Un coach es lo que justo pensábamos todos que le hacía falta al programa. Pero si ese coach es un Julio Iglesias frustrado y necesita el doble de ayuda psicológica de la que da (si es que hay algún coach que la dé), entonces no puede si no parecernos que nació para este programa. Habitual de la canción para enviar mensajes, Sergi se viene tan arriba que hasta no entiende su entrada en plato sin música, lo que le ha costado que Josep Becarios No Pedrerol lo enviara de nuevo al banquillo.

Greatest Hits

El programa aparte tiene un sinfín de Greatest Hits que evidencian que un martes noche de marzo también puede ser buen momento para ir borracho al trabajo. Nunca se perderá en la memoria la noche que Alfredo Duro decidió que la mejor manera de acallar al oponente era gritar como cuando te pillas los dedos con una puerta, en su caso con la puerta de un garito que no lo deja entrar de madrugada.

Rafa Guerrero con cara de haber abusado del orujo (atresplayer.com)

Con el fichaje este verano de Joao Félix por el Atleti, se recordó en las redes su enorme parecido físico con Nacho Tellado, estudiante de arquitectura que acudía al Chiringuito para tirar las líneas de fuera de juego, lo que seguramente le hacía sentir que 6 años de carrera habían merecido la pena.  Pues Tellado, única persona junto con Álvaro Benito, que ha pasado por el programa sin haberse rehabilitado antes de una adicción, dio un top 3 de momentos del programa cuando puso a Rafa Guerrero, sí, el linier de "Rafa no me jodas", de auténtico analfabeto por no comprender el significado del punto de fuga. El momento es tan glorioso que entendemos que Tellado no vaya más al programa porque nunca superará aquello como Tarantino nunca superará Reservoir Dogs.

El Lobo, qué gran turrón (atresplayer.com)

Otra de árbitros ocurrió cuando Ramos Marcos se enfadó con Quim al espetarle este que no decía la verdad sobre una jugada "por presiones". El exárbitro se lo tomó como cuando se le acaba la ginebra y se puso tan violento que no se llevó una hostia por los pelos.

¿Recordáis a un tipo con gafas que iba a inventarse futuros fichajes diciéndose que era representante? Cierto, es difícil porque lo hace casi toda la prensa en nuestro país, pero os lo refrescamos. Era François Gallardo e iba de tipo serio y formal, tanto que lo pillaron por un mensaje del público utilizando sus gestos en el programa para enviar indirectas a amiguitas. Pedrerol no lo dejó pasar porque no se llamaba Florentino Pérez y lo dejó con el culo al aire delante de toda una legión de parados, estudiantes de Magisterio y personas con problemas mentales que a esa hora seguían el espacio entonces de Intereconomía.

Y hablando de público, solo decir que este hombre del público esperemos que ya haya visitado a su médico de cabecera y le haya cambiado en sintrom y las pastis de la tensión porque la mezcla le provocaba lo que veis aquí.

Pipi con dos camisas puestas (atresplayer.com)

Y por último

Como regalo final, dejamos el que probablemente sea el momento top en cuanto a surrealismo y desfase en El Chiringuito y compitiendo con alguno de Sálvame por serlo de toda nuestra televisión nacional. Ya sabemos que a Pipi Estrada le gusta una discoteca más que a mí comer fuera y que el hombre bebe sin sed. Si a eso le unes dos brasileñas, musicón y las 2 de la mañana, el resultado no podía ser otro que Pipi ambientándose tanto como si estuviese llegando a los reservados de La Posada y esa noche el polvo le fuese a salir gratis.

FRIKADAS: Otros