Estos son algunos acertijos con los que poner a prueba a tus amigos

*creditos imagen: Amigos hablando con licencia de reutilización de Creative Commons

Estos son algunos acertijos con los que poner a prueba a tus amigos

Acertijos, esa curiosa pero didáctica forma de echar el tiempo con los colegas, a la que se puede jugar siempre y con la que podemos poner a prueba nuestra destreza mental.

Seguro que alguna vez nos han planteado un acertijo y le hemos estado dando vueltas y más vueltas para dar con la respuesta. Nos ha pasado a todos, sobre todo de niños. Pero no hay que ser un niño para romperse la cabeza pensando en qué se nos escapa para resolver esa maldita adivinanza. Aquí van algunos acertijos que pondrán a prueba a los colegas.

"Si me tienes, quieres compartirme. Si me compartes, no me tienes. ¿Qué soy?"

¿Si me compartes, no me tienes? Está claro, debe ser el mando de la tele cuando compartimos piso con nuestra pareja. Aunque bueno, si lo tenemos, no queremos compartirlo, así que descartado. A ver sigamos pensando... bueno, creo que por aquí ya sabemos lo que es, pero cuidado, es un secreto (guiño, guiño 😉)

"Estamos escapando de un laberinto, y tenemos tres puertas delante. La puerta de la izquierda lleva a un ardiente infierno. La puerta del centro a un brutal asesino. Y la puerta de la derecha a un león que no ha comido en tres meses. ¿Qué puerta escogemos?"

Pensemos primero en un ardiente infierno: ¿quién no ha estado en Sevilla o Córdoba en pleno agosto? Vale, a las tres de la mañana puede que no se esté tan mal, pero es verdad, el resto del día es imposible, descartada esa puerta.

Un brutal asesino sin ir al gym o sin hacer running desde 2015 tampoco parece la mejor opción para salir a correr, así que tampoco.

¿Y un león que no ha comido en tres meses? Bueno, alguna vez hemos estado sin comer desde mediodía hasta la cena y casi nos da un jari, así que no queremos imaginar tres meses, estaríamos muertos. Sí, definitivamente por la del león.

"Yo lo sé", comenta esta chica por rawpixel.com con licencia de reutilización de Creative Commons

"Estamos caminando por una carretera y llegamos a una bifurcación. Un camino lleva a la muerte; el otro a la felicidad eterna. No sabemos cuál es cuál. En la bifurcación, nos encontramos a dos hermanos que saben qué camino es cada uno. Uno de los hermanos siempre dice la verdad y el otro siempre miente. Solo podemos hacerles una pregunta. ¿Cómo decidiríamos qué camino coger?"

Esta es una situación muy típica cuando vamos andando por mitad del campo, a quién no le ha pasado alguna vez. Tenemos que enfocarla desde la maldad, desde la desconfianza, si no queremos morir en ese camino que lleva a que una pareja de amigos recién casados nos quieran enseñar sus fotos de viaje de novios, algo también conocido como "la muerte".

Por tanto, supongamos que el camino de la derecha lleva a la felicidad. Tras hacer nuestra pregunta, ambos hermanos nos dirán exactamente lo mismo: "El camino de la izquierda lleva a la felicidad eterna". Y luego, en cualquier caso... tendríamos que escoger lo opuesto a lo que ambos dijesen, porque uno dice la verdad sobre qué es mentira, y el otro miente sobre qué es la verdad. ¿Os habéis enterado? 😂

FRIKADAS: Otros