Estas han sido las finales de Champions más raras de la historia

*creditos imagen: Estadio de fútbol por Igor Link - stock.adobe.com

Estas han sido las finales de Champions más raras de la historia

La Champions League es la competición más emocionante del mundo del fútbol, pero estas finales no fueron lo que se dice muy normalitas...

Las finales de Champions suelen ser partidos súper intensos, donde se miden los dos mejores equipos de Europa (y casi que del mundo) para ver quién es mejor. El sistema actual fue creado por la UEFA en 1992 y, desde entonces, se disputa para poder ganar la mítica ‘Orejona’. Bien, ahora vamos a ver una lista de las finales de Champions más raras.

Eintracht Frankfurt – Real Madrid

No, este partido no fue la final del torneo de salchichas de Alemania, fue la final europea más random que se haya visto en la Copa de Europa

El Real Madrid venía en racha después de ganar las cuatro ediciones anteriores de un torneo que se acababa de empezar a disputar en 1956 y encaraba su quinta final. El Eintracht, bueno, pasaba por allí y se llevó la que por el momento sigue siendo la mayor goleada de la historia en una final europea: 7-3.

La mala suerte del Atlético de Madrid

Si hay un equipo que siempre ha sido considerado ‘el pupas’ del fútbol español, ese es el Atlético de Madrid. La historia parece empeñada en negarle la Champions al equipo rojiblanco y es que, cada vez que ha estado cerca de ganarla, ha ocurrido algo. La primera, frente al Bayern de Munich, terminó en empate tras un golazo de falta de Luis Aragonés. 

Futbolista pisando la pelota por efks - stock.adobe.com

Dos días después se jugó el desempate… 4-0 contra el Bayern. En los últimos años, el equipo fue eliminado por su eterno rival, el Real Madrid, o bien perdió la finales a las que llegó, también contra el equipo blanco. La más dolorosa, la de Lisboa, donde fueron ganando por 1-0 hasta el minuto 93, cuando Sergio Ramos marcó el empate y perdieron en la prórroga por 4-1.

Oporto - Mónaco

Otra de esas finales raras es la que disputaron el Mónaco (primera y única final que ha jugado) y el Oporto, que dirigía un tal Mourinho. El equipo portugués acabó llevándose el trofeo tras doblegar a su rival por 3-0.

Manchester United – Bayern

Una finalaza en la que no pasó casi nada hasta el último minuto. El Bayern abrió el marcador y se dedicó a defender su ventaja. En el último momento, el Manchester empató y, nada más empezar la prórroga, marcaron el gol de oro que les daba la victoria. ¡Para el recuerdo!

Fútbol