El nuevo Tesla Cybertruck de Elon Musk, qué es y por qué ha sido un fail la presentación

*creditos imagen: Cybertruck en site oficial Tesla

El nuevo Tesla Cybertruck de Elon Musk, qué es y por qué ha sido un fail la presentación

El nuevo modelo de coche de Tesla es una ida de olla de Elon Musk. El Tesla Cybertruck se ha convertido más en un meme que en el buque insignia que Elon quería para su marca de coches eléctricos.

Para empezar, si quieres ver la presentación, más caótica que la casa de GH VIP con Hugo Castejón borracho, puedes verla aquí.

Luego, el Cybertruck está enfocado, siempre según el flipado de Musk, a sustituir de forma más eficiente y ecológica la típica ranchera-camioneta que llevan siempre los yankees. Sí, esa de la que se bajan muchos malos con ametralladoras o donde se sube el típico autoestopista solitario mientras se agacha el sombrero para que no le moleste el aire en la cara.

Aunque su aspecto te lleve a pensar en un vehículo espacial sacado de Blade Runner, la parte de atrás se abre (en plan fashion, nada de una puerta de toda la vida. El tío Elon tiene que ser siempre el más chulo del lugar) y tiene un espacio tan grande como el de una ranchera. No nos imaginamos eso lleno de alpacas para el ganado, pero este ego pegado a un hombre dice que es para esas cosas, por lo que habrá que creerle.

Cybertruck en site oficial Tesla

Presentación

El fail de la presentación ha recorrido las redes sociales como la pólvora. Y es que cuando te quieres hacer el guay con un show estilo Apple, pero para cuñados e ingenieros (o sea para ingenieros), y te sale mal, la gente estalla en carcajadas.

En ella aparecía Elon como un tipo súper enrollado, vestido informalmente, para presentar lo más tremendo en motor que habíamos visto jamás. Vacilando de la dureza de su carrocería primero, cuando uno de sus esbirros le daba unos golpes con acero macizo al coche y ni un rasguño.

Después empezó a tirarse el moco con los cristales. ¿Cómo? Tirando algo duro contra los de un coche "normal" para demostrar lo débiles que eran, y luego contra las ventanillas del Cybertrcuk. Y ahí vino su momento de gloria, porque esas ventanillas se rompieron incluso más que las del coche normal. La cara de Elon era tan seria como siempre, pero aún más enrojecida de lo habitual.

No tenemos pruebas, pero tampoco dudas, de que el esbirro elegido para golpearlas con algún metal duro, una especie de chuleta de gimnasio venida a menos, ha sido devorado por cocodrilos por orden del jefe supremo de Tesla. Ese momento ha dado tal cantidad de bromas y rumores que ha merecido la pena la nueva presentación del amigo Elon. Ahora solo nos queda esperar a la siguiente.

Coches