El Golf, el León, el Serie I... ¿coches de domingueros?

*creditos imagen: M.Peinado/Flickr

El Golf, el León, el Serie I... ¿coches de domingueros?

Hay marcas de coches que han quedado destinadas a un público concreto. Uno de los targets que más nos molan son los domingueros, así que vemos sus coches fetiche.

Los coches de domingueros suelen ser compactos con formas "chulas" para así desligarse del aburrido berlina o del coche familiar. El compacto de dominguero indica que eres independiente y joven, justo el tipo que anda de una disco a otra, de botellón con las nenas y los amigos o que pulula el finde por la ciudad seduciendo MILFs. 

SEAT León (M 93/Creative Commons)

SEAT León

El León entró como un elefante en una cacharrería en el panorama de los coches para domingueros. Tenía las formas perfectas, los modelos con la potencia justa y era un híbrido entre su hermano pequeño el Ibiza (coche oficial de dominguero choni menor de 24) y su aspiración, el Golf, el coche de toda la vida de los reyes del finde en las discos. Así lo entendieron muchos amantes de la juerga de finde y lo pusieron rápidamente en el panorama como uno de los coches de dominguero por excelencia. El León tiene un enfoque más rural o en su defecto de suburbio, más de Camela y Camarón.

VW Golf (M 93/Creative Commons)

VW Golf

Es el clásico, el inigualable, el único... Con él empezó todo. Corrían los 90 cuando las fiestas en las discotecas se extendían hasta el domingo a mediodía. El coche, en esas, se convertía en un accesorio más con el que vacilar a las pibas y los colegas, y el Golf, por varias razones cumplía todos los requisitos para hacerlo. Potente, de una marca respetada, un compacto que indicaba soltería e independencia, el Golf era el coche que todo turista de la fiesta necesitaba.

Con más solera y nivel que el León, el Golf está indicado para domingueros Premium, aquellos con más amaneceres a sus espaldas con música de The Prodigy, aquellos más urbanitas con tendencia a darse un garbeo por el polígono. 

BMW Serie 1 (Vauxford/Creative Commons)

BMW Serie 1

Entramos en terreno más delicado: los coches de domingueros con vínculos peligrosos. Es el caso del Serie 1, que como todo BMW es codiciado enormemente por aquellos habitantes de barrios deprimidos con tendencia a vender estupefacientes o a vender coches de importación de dudosa legalidad. El Serie 1 tiene las virtudes implícitas de los anteriores y un plus de más caro y más desconocido, justo para aquellos que de la noche a la mañana se ven con los bolsillos llenos en mitad de un barrio chungo.

Audi A3 (Thomas doerfer/Creative Commons)

Audi A3

Cuando el Golf llegó a cotas de popularidad enormes entre domingueros Premium y aspirantes a Premium gracias a la burbuja inmobiliaria con chavales sin formación ganando una pasta al mes, algunos vieron en el A3 la alternativa perfecta para no seguir siendo repetitivos con el Golf. Tenía las mismas cualidades y un plus de marca más reconocida si cabe, era perfecto para el vacileo botellonero.

Hyundai Coupé (free photos & art/Creative Commons)

Hyundai Coupé

"El deportivo de los pobres" o "el deportivo choni" no son apodos puestos al azar a este carro. El Hyundai Coupé tenía todas las formas de un deportivo estando muy lejos en prestaciones y calidad de ellos. Fue el Vinicius de los coches. Su target siempre fue la chavalada de barrios deprimidos que lo tuneaban por si ya no era suficientemente calorro y salían a los botellones y las discos de polígono a flipar con él.

Porsche Cayenne (Mike Babcock/Flickr)

Extra: Porsche Cayenne

Hubo un tiempo en el que en España no solo pijos con ínfulas se veían ganando pasta y queriendo parecer el prota de Californication, también pasaba con currantitos normales pero igual de pretenciosos. Ahí apareció el Cayenne, el típico carro de madrileño que se creía alguien y lo llevaba a Estepona para chulear en vacaciones de verano. Por supuesto, todos los paletos quisieron emularle, y lo hicieron hasta que los bancos empezaron a reclamarlos por impagos. Algunos incluso parecían que iban a concesionarios de alquiler de coches para lucirlos el finde porque no se les veía en ellos nunca más.

Fue breve, pero por un momento, y todavía en ciertos círculos, el Cayenne es un coche de dominguero, de dominguero pretencioso y que se cree superior al resto, pero dominguero al fin y al cabo.

Coches