El Barça también: tres fichajes/pufos para gritar WTF

*creditos imagen: Nick Fewings con licencia de reutilización de Unsplash

El Barça también: tres fichajes/pufos para gritar WTF

Los peores fichajes de la historia del fútbol son un tema muy divertido, ya que todos los grandes equipos han fichado mal alguna vez.

Por eso, hoy nos centramos en algunos pufos del Barça que fueron una auténtica bakalá, como diría Maldini. Sumas millonarias, rendimientos demasiado bajos o supuestos deportistas que nunca llegaron a ponerse en forma. Todo tiene cabida en el loco mundo del fútbol.

Esto son algunos fichajes malos del Barcelona.

Dmytro Chygrynskiy

Apuesta personal de un Zubizarreta en sus horas más bajas como director técnico del F.C. Barcelona, este central de nombre impronunciable solo llegó a jugar 14 partidos en toda la temporada, y muy pocos como titular.

Los 25 millones de euros que se pagaron en su traspaso todavía pesan en can Barça para un jugador que no cumplió las expectativas y que nunca llegó a ganarse el puesto en el equipo dirigido por Guardiola.

Zlatan Ibrahimovic

Dios del fútbol y del recochineo más sangrante, nadie puede negar que el jugador sueco es uno de esos superdotados técnicamente al que le valía con ser bueno para marcar goles y jugar como titular. Muy en la línea de otros como Guti, Robinho, Djalminha o, más recientemente, Neymar.

Guardiola le hizo la cruz porque para él pesaba más el espíritu de equipo que las grandes individualidades y terminaría vendiéndolo al año siguiente de ficharlo, dejando una losa en el el club de 46 millones de euros, a lo que hubo que sumar la marcha de Samuel Eto’o que terminaría ganando liga y Champions en el Inter de Milan.

Una demostración de que el talento no lo es todo en el fútbol. “Ha comprado un Ferrari y lo conduce como un Fiat”, declaró el bueno de Zlatan, haciendo referencia a que Guardiola le exigía más trabajo defensivo que creativo.

Créditos: Nick Fewings con licencia de reutilización de Unsplash

Philippe Coutinho

Aunque quizá el caso más sangrante de despilfarro económico invertido en un buen pufo en la historia reciente del Barça haya sido el caso de Philippe Coutinho. El jugador costó la friolera de 160 millones de euros al equipo blaugrana, una losa que se sitúa como el quinto fichaje más caro de la historia del fútbol, solo por detrás de los 220 millones de Neymar, los 180 de Mbappe y los 127 de Joao Félix.

Con este cartelazo todo parecía indicar que este jugador podía ser una de las grandes promesas del fútbol mundial. Nada más lejos de la realidad, Coutinho fue otra de esas promesas que nunca llegaron a florecer y, aunque jugó como titular 76 partidos y anotó 21 goles, terminaría cedido en el Bayern de Munich sin sitio en la plantilla.

Fútbol