¿Cuánto puede costar un buggy? ¿Puedo utilizarlo cada día?

*creditos imagen: Torsten Mangner/Flickr

¿Cuánto puede costar un buggy? ¿Puedo utilizarlo cada día?

El precio de un buggy es algo que la mayoría nos preguntamos al ver uno por la ciudad y pensar lo que podríamos vacilar dando una vuelta un sábado por la tarde.

Como en los coches o motos normales, el precio va a variar dependiendo de sus prestaciones pero, sobre todo, de su cilindrada. Ya advertimos de que por lo general y para lo que sirven, los buggies no son baratos. Y es que comprarte algo básicamente para hacer el chulo tiene su precio.

Precios

Cuando busques un buggy observa que su precio varía en función de dos parámetros casi por completo: cilindrada y antigüedad (hay muchos se segunda mano, como tronistas reciclados en otros programas de Mediaset). Vamos, como cuando buscas un coche normal pero sin los extras que uno de estos puede tener que lo encarezcan.

En buggies nuevos por tanto, será la cilindrada la que marque el precio casi por completo. Pero aún así serán muy variables, ya que existen buggies casi con la misma cilindrada de una scooter que te pueden salir por el precio de una scooter, unos 4 ó 5 mil euros. Y otros de 900cc que te cuestan tanto como un Audi A5, fácilmente 30 mil pavos.

Así que después de todo, cuando pienses cuánto cuesta un buggy pensarás que esas diferencias también las hay en coches, pero no comparemos una herramiento de trabajo y ocio con algo completamente recreativo, con una especie de PlayStation 4 para gente con pocos estudios y sábados por la mañana aburridos.

Volkswagen Dune Buggy (Greg Gjerdingen/Creative Commons)

¿Puedo usarlo a diario?

Hombre, como poder, puedes, igual que puedes comerte todos los días dos kilos de carne, pero no es lo más práctico del mundo. Si vas al trabajo o a clase, la velocidad de un buggy no te permitirá hacerlo tan rápido como con un coche normal. En invierno vas a pasar más frío que cenando en el porche de un iglú y si llueve, tenlo aparcado bajo techo porque si no, cuando llegues, puede ser como conducir en una piscina. 

Sí es cierto que los hay cada vez con más prestaciones para que no te ocurra esto último, pero entonces no es un buggy, es un coche pequeño y raro que corre muy poco. Por eso, te recomendamos que te lo compres solo si tienes tiempo y naturaleza cerca, que es donde más puedes disfrutarlo mientras andas por caminos de tierra y pasas un día en el campo.

Si no es el caso y sigues con el antojo, siempre puedes alquilar un buggy en concesionarios de tu ciudad y probarlos dando una vuelta para que se te quite el empeño, pero no te lo compres a la ligera porque no serás el primero que como un niño con un dron, se lo compra y al tercer día está aburrido de él o simplemente no tiene dónde sacarlo.

Coches