Cómo hacer helados ricos, sanos y instagrameables

*creditos imagen: Helado de frambuesa por ricka_kinamoto - stock.adobe.com

Cómo hacer helados ricos, sanos y instagrameables

Hay dos razones para hacerte tus propios helados sanos: lo buenos que te van a saber y lo bonitos que van a quedar en las fotos. 

Porque tienes que reconocer que cuando haces algo rico para comer, tratas de que quede lo más bonito posible para subirlo a Instagram (como imagen del feed o como story). Y es que no hay nada como ganarse haters envidiosos por la pinta increíble que tienen, ya que a la vez todos tus followers van a empezar a salivar y preguntarte cómo has hecho algo taaaan rico. 🤤🤤🤤

Recetas sanas de helados 

Para hacer helados deliciosos lo primero que necesitas son unos moldes que meter en el congelador. Mi consejo es que compres unos de esos fáciles de desmoldar y que no sean demasiado grandes, pues los heladitos quedan más cuquis y además así no te empachas. 

Cómo hacer el helado más sencillo

Muy fácil, compras yogur de straciatella y lo viertes en el molde. Si quieres lo puedes mezclar con avellanas troceadas y te sabrá aún más rico. Una vez que lo desmoldes puedes acompañarlo para tu conjunto de fotos de helados en Instagram con un chorrito de leche condensada o de sirope y con algunas avellanas o trocitos de chocolate.

Helado de yogur con frutos rojos

Otra opción más sencilla que el mecanismo de un chupete es utilizar un yogur griego y echar en él trocitos de frambuesas y de arándanos. Lo acompañas con el azúcar que creas conveniente y lo echas todo al molde. La mezcla quedará rosada y destacarán los trocitos de frutas del bosque. Al sacarlo, si lo sirves con un poco de mermelada de frambuesas o con el chorrito de leche condensada y alguna frambuesa entera, te quedará perfecto. 

El mango es perfecto para los helados por emmi - stock.adobe.com

Helado de mango y piña

Otro que es súper sencillo y muy sano y nutritivo es este que solo lleva las frutas mencionadas. Necesitas un par de mangos maduros y 200 gramos de piña. La piña la troceas mucho y después pelas los mangos, les quitas el “hueso” y también los troceas. Lo unes todo y lo bates mucho hasta que quede una pasta más o menos uniforme (será complicado que quede perfecto por la propia textura de ambas frutas). 

El resultado lo metes en los moldes de helado y lo pones a congelar al menos cinco horas. Una vez que los saques y los vayas a servir, es el momento de decorar el resultado. Y en este caso puedes utilizar trocitos de piña para darles el toque amarillo que contraste con el anaranjado del helado. 

¿A que te flipan? 🍧

MODA, BELLEZA Y SALUD: Otros, Foodie