Ciudades abandonadas que merece la pena visitar

*creditos imagen: Una ciudad fantasma por Reinhold Silbermann con licencia de reutilización en Pixabay

Ciudades abandonadas que merece la pena visitar

¿Es posible visitar ciudades abandonadas? ¡Sí! Hay un montón de historias de fantasmas y ciudades abandonadas, aunque, para quienes no le vaya tanto lo paranormal, también es posible simplemente buscar dónde están las ciudades abandonadas más bonitas sin que un alma vagando por la eternidad se dedique a dar sustos a los visitantes.

Estas ciudades son chulísimas para ir con amigos o en pareja, son super románticas y sirven para desconectar un montón del mundo real. Eso sí, lo mejor será apagar el móvil, guardar todas las pantallas en la maleta y mirar alrededor, allá donde hubo vida y ya solo queda silencio. ¡Flipante!

Un lugar abandonado por Peter H con licencia de reutilización en Pixabay

Dónde están las ciudades abandonadas más bonitas

Para visitar ciudades abandonadas chulas, hay algunas opciones en España:

- Belchite: en Zaragoza se encuentra el pueblo en ruinas de Belchite viejo, donde, en 1964, toda su población se mudó a Belchite nuevo. Eso sí, el lugar lo visitan más de 10.000 personas al año y no es para menos. Es super bonito y cuenta con unas ruinas que son patrimonio histórico español.

- Escó: también en Zaragoza se encuentra este pueblo abandonado en los sesenta, expropiado para construir un embalse entre Navarra y Aragón. Como curiosidad, permanecieron cuatro personas en el pueblo hasta 2010. Cuando el padre murió, sus tres hijos se mudaron. Hoy en día es un paraje natural muy bonito de ver. 

- Corbera d'Ebre: en Tarragona se encuentra este silencioso pueblo, que hoy en día tan solo tiene una iglesia del siglo XVIII. Está declarado como Bien de Interés Cultural.

Historias de fantasmas y ciudades abandonadas

Además de estas ciudades silenciosas, hay otros lugares en España que son famosos por sus historias de fantasmas.

El aserradero de Ekai, la Torre Salvana (más conocida como Castillo del Infierno) o el Barco Fantasma de Fuerteventura son algunos de los lugares para vivir un finde de miedo y pasarlo bomba.

Lo importante en estos casos es que, más allá de que se crea o no en fantasmas, suelen ser lugares en los que han ocurrido desgracias o que han trascendido hasta nuestros días por su carácter tenebroso o las cosas que se han vivido allí y, por tanto, es importante guardarles siempre el máximo respeto. Y, por qué no, tener un plan de huida por si alguien viene de visita por la noche...

VIAJES: Otros