5 defensas míticos que desayunaban tibia de delantero

*creditos imagen: Steindy - Wikimedia Commons

5 defensas míticos que desayunaban tibia de delantero

La historia de nuestra liga de fútbol está plagada de casos de defensas que son auténticos carniceros. Pocas ligas, exceptuando la italiana, cuentan o han contado con defensas tan ‘aguerridos’ por decirlo finamente, como la Liga española.

Y este es el caso de estos personajes, que asustaban a los rivales y que no tenían ningún respeto por el fair play.

Pablo Alfaro

O pasaba el delantero o pasaba la pelota, pero con Alfaro que las dos cosas ocurrieran en el mismo espacio tiempo donde él existía era impensable. Protagonizó una polémica portada de un diario deportivo en la que salía posando con un bisturí (tenía la carrera de cirujano) entre los dientes. Como queriendo decir algo… 

Es el jugador que más veces ha sido expulsado en la historia de la Liga, con 18 tarjetas rojas, dudoso honor que comparte con Sergio Ramos y con un tal Xavi Aguado.

 Aguirre Suárez

En los tiempos en los que Johan Cruyff vestía la camiseta del F.C. Barcelona, en la década de los setenta, se decía que “ir a Granada era como ir a la guerra”. La frase la pronunciaba el barcelonista Asensi, a la que añadía que “Aguirre Suárez me dio un puñetazo sin balón”.

Eran otros tiempos, en los que había pocas (o directamente ninguna) cámara en el terreno de juego y donde los defensas de los equipos pequeños se las ingeniaban para ganarles a los grandes como podían (el Granada logró el empate 1-1 en aquel partido).

Imagen de genielutz en Pixabay

Pero si por algo era conocido Aguirre Suárez era por llegar a España con el cartel de carnicero, ganado después de una sanción de por vida que le impedía jugar en su país natal, Argentina, después de patear la cara de un rival. 

Paraguayo Fernández

Otro sanguinario vintage era el paraguayo Fernández, otro de la quinta de aquel Granada, que terminó lesionando a Amancio (la estrella por aquel entonces del Real Madrid). El jugador entró con la plancha por delante y le rompió el cuádriceps (sí, el músculo más fuerte del cuerpo) retirando prematuramente al jugador blanco.

Materazzi

El italiano es uno de los futbolistas más guarros que se han asomado nunca a un terreno de juego. De los que sacaban a pasear los codos en cada jugada a balón parado y capaz de insultar y provocar verbalmente a todos los rivales. Su última ‘hazaña’ fue recibir un cabezazo de Zidane en la final del mundial de Alemania 2006.

De Jong 

Y hablando de Copas Mundiales, qué mejor que terminar con De Jong. El jugador holandés le plantó una patada de karate en el pecho, con los tacos por delante a Xabi Alonso en la final del mundial que ganamos. El árbitro no entendió que fuera expulsión. 

Fútbol